“¡¿Por qué no te callas?!”

¡¿Por qué no te callas?! La política tendría más adeptos si fuera como la lucha libre. Este rey indignado se pararía sobre su curul, se rasgaría la ropa y aparecería en spandex...su interlocutor haría lo mismo. ¡Lucharían en barro mientras los países se alinean a uno u otro bando! Los editorialistas escribirían sobre eso, harían apuestas, y el dinero ganado financiaría más campañas incendiarias que mantuvieran las tensiones y provocaran más encontronazos. ¡Sería todo un espectáculo de circo! Ya veo por qué te gusta la política. Sólo falta el spándex. ¡¿Por qué no te callas?!

Share

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.