Cuento simeonístico: Margarito, el monitor.

Cuento simeonístico: Margarito, el monitor. Margarito era el último monitor antiguo que quedaba en un laboratorio de computadoras. Pasaba sus días desconectado y acumulando polvo porque ya nadie lo utilizaba. Deseaba que el CPU al que pertenecía volviera a tener conexión a internet. tal vez así, pensaba, sería tan popular como sus vecinas computadoras con monitor LCD. Una noche, Margarito decidió tomar el asunto en sus manos. Se bajó de la mesa y corrió por la sala, buscando un tomacorriente que lo hiciera sentirse vivo de nuevo. Después traería a su CPU para conectarlo también y ser el gran equipo que alguna vez fueron.  Pero apenas se enchufó, Margarito hizo cortocircuito. A la mañana siguiente, El encargado del laboratorio lo encontró y decretó que el daño en el monitor era irreparable. Sin embargo, Margarito despertó y se dio cuenta de que seguía siendo un monitor. Pero una nueva energía recorría su cuerpo a pesar de no tener un cable que lo enchufara. Por la fuerte señal Wifi que recibía, supo que estaba en el cielo. Y se vio a sí mismo siendo ya no sólo un monitor sino una computadora completa. y corrió aplicaciones por toda la eternidad.

Share

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.