Una valiosa lección

Llevé a Sofonías a su casa y pasé a la tienda por agua. ¡No hay agua en ningún lado! ¡Las reservas se agotaron! ¡Nooooooo! Mentira, te compré una botella. Aunque no creo que la merezcás. Por cierto, el agua ya volvió. Ahora sí vas a llenar ese barril. Sí.... Espero que con esto hayás aprendido una valiosa lección. ¡Maldito enano de jardín!

Share

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.