Noches de compras navideñas

Aquí viene el Señor Bolsa de Papel, un ciudadano partícipe del espíritu navideño. Fui a las noches de compras navideñas, donde casi muero asfixiado por el hacinamiento y el olor a gente. Finalmente logré comprar regalos para quienes estimo mucho y para quienes no tanto pero me daría vergüenza no darles nada. Luego batallé dos horas con el tráfico, navegando entre dedos medios, seres pitando “La Vieja” y peligrosas invasiones de carril. Pero todo este sacrificio vale la pena por demostrarle cariño a nuestros seres queridos, ¿verdad? Depende, ¿qué me compraste?

Más angustias del Señor Bolsa de Papel.

Share

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.