Sabrosear

¿Para esto me trajiste a la playa? ¿Para sabrosear a Teo mientras trabaja? ¡No! Para que él me sabrosee a mí. Ni siquiera voltea a verte cuando pasa por aquí. Porque es horrendamente heterosexual y no quiere que nadie sepa que está conmigo. Pero al verme en público está sufriendo porque no se permite acercárseme, mucho menos tocarme. Es un castigo ingenioso y malévolo, pero hay un problema: estás sufriendo igual que él. ¿Yo? No, yo puedo tocarme cuando quiera. ¡Aaah, mi dolor de cabeza está regresando!

Share

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.