Testosterona fetal

Entonces yo respondí…¡A un lado, señoritas! ¿¡Nylon-Man!? ¡Hay suficiente espacio en este bar, pase por otro lado! ¡Hey, ustedes pertenecieron a esa licenciosa banda, Las Tilapias de nosequé! ¡Eran una banda increíble! ¡Yo era su representante! Bueno, eso ya pasó y ahora, con mi vital apoyo, vienen tiempos mejores. Justo me apersoné a esta jovial cantina para reunirme con el cantante de Testosterona Fetal. Soy fans. ¡No! Reconozco tu talento. ¿Quisieras trabajar con una banda que sí vale la pena?  ¡La suya es música de verdad, con mensaje! Confío ciegamente en él y sus amigos para proteger nuestros valores y evitar que lo políticamente correcto llegue demasiado lejos. Por fin protegeremos la moralidad de nuestra juventud a través del arte. ¡Arrrgh! ¡Las cosas ya no pueden empeorar con Nylon-Man y su manga de cómplices! ¡Por cierto, asistan al próximo concierto de Testosterona Fetal! Las mujeres entrarán gratis por ser la flor más hermosa de la creación. ¡De nada, señoritas! ¡¡¡!!! Lamento recordarte que con gente como él las cosas siempre pueden empeorar.
Este post es traído a usted un día antes de lo habitual para conmemorar el #8M en paz. Por fino patrocinio de La Vaquita.

Testosterona fetal en: Los Cuentos de La Ilíada, El fin de Las Tilapias

Share

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.