Videollamada

¿Estás bien? Llevas dos horas en esa videollamada sin audio y te ves miserable. Es la reunión con nuestros ex compañeros del colegio. Cada vez que intento despedirme me preguntan cosas y no quiero ser grosera. Ya te vieron, salúdalos. ¡Cuánta gente! Qué bueno que me zafé. Por favor, sacame de aquí. Deja de silenciarlos y encender el micrófono. ¡Hola, Simeón! ¡Te habías perdido! ¡Aparece el gran Simeón! ¡Qué bueno que pudiste unirte! ¡Hola! ¡Hola a todos! ¿Cómo has estado? ¿Qué ha sido de tu vida? ¿Y qué tal todo? Pues trabajando, de hecho estoy haciendo una encuesta y quería pedirles su ayuda respondiéndola, voy a dejar el enlace en el chat y… Tengo que salirme… Mis hijas me están llamando… Tengo otra reunión ahorita… Gente, ha sido un gustazo… El anfitrión ha finalizado esta reunión. ¡Me salvaste! ¡Gracias! Pero es cierto que tengo una encuesta, ¿podrías responderla? Oh, eh, lo siento, tengo otra reunión…

Share

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.