Mi más reciente artículo es lo mejor que he escrito como alguien que redacta recetas de cocina. “La crepitante historia del croûton y su aporte a una ensalada insurrecta”. Suena a algo que ganaría un premio. ¿Verdad? Me lo dijeron en la redacción. Pero la publicación en línea no recibió ningún comentario de los lectores. ¡Pasó sin pena ni gloria! ¡Eso es bueno! Si escribieras mal o sobre temas polémicos, te lloverían comentarios brutales y ofensivos de los lectores. ¿Pero no podría recibir un elogio? ¿Solo uno? Si escribís en internet y nadie te insulta, eso es un enorme elogio.