Posts in Category: Otros personajes

Cuento simeonístico: Laffit el trébol

En un jardín bien común, nació un trébol de cuatro hojas. Él escogió su propio nombre, Laffit, porque la doble F sonaba bonito. A Laffit le gustaba pasear en el convento de monjas blancas, y un día, en uno de sus paseos, comenzó a llover torrencialmente. Un hongo que pasaba por ahí le ofreció refugio. Gracias a la lluvia, Laffit hizo un nuevo amigo, el hongo Buenaonda. Laffit llevaba una vida tranquila, hasta que al lado de su terreno se mudó Pascual, la pascua, quien molestaba a Laffit echándole polvo. El trebolito tuvo que mudarse con Buenaonda. Buenaonda quiso ayudar a Laffit y le sugirió usar la violencia, pero Laffit era pacifista y se rehusó. Sin embargo, semanas más tarde, Laffit llegó donde Pascual. Se veía musculoso, era evidente que había entrenado mucho… …y dio vuelta a la maceta de Pascual en un dos por cuatro. Al voltearse, la maceta se quebró y en el suelo quedaron trocitos de barro. Laffit regresó con su amigo Buenaonda a contarle de su triunfo y que podría volver a casa. También le agradeció haberle enseñado a defenderse. Poco después, llegaron nuevos vecinos al terreno de Laffit. Eran un clan de centavitos, y él fue adoptado como parte de la familia. Uno de estos centavitos le informó a Laffit que ser un trébol y tener cuatro hojas era considerado señal de buena suerte. Pero Laffit no tuvo tiempo de gozar su buena suerte porque lo aplastó un zapato derecho, talla ocho casual. FIN. Patrocinio La Vaquita.

Share

Quién lleva los pantalones en la relación

Número

Aerosmith

¡Esta ha sido la mejor noche de mi vida! ¿Qué te firmaron? Un dibujo de ellos. Qué buena caricatura. No puedo creer que controlé mis nervios frente a ellos, no hice el ridículo. Esta es la parte en la que deberías decir “No, no hiciste el ridículo”. No…no mucho.

Steven Tyler y Joe Perry de Aerosmith aparecen gracias al milagroso patrocinio de Fundación La Vaquita Soñadora (Tom Hamilton, Brad Whitford y Joey Kramer también estuvieron ahí).

Share

El cuento de Esparadrapo

Esparadrapo era un pulpo que vivía en el fondo de una laguna. Este chero iba todas las noches a una escuela nocturna en la que trabajaba como jardinero. Ahorraba todo lo que podía para cumplir el sueño de su vida: convertirse en juez de paz. Una vez que fue al banco a revisar su estado de cuenta, se llevó una grata sorpresa. Tenía suficientes fondos para comenzar a estudiar. Entonces fue a su casa a inscribirse en un curso para volverse juez de paz por correspondencia. Esparadrapo continuó con su trabajo como jardinero. Estudiaba de día, trabajaba de noche y apenas tenía algunas horas para dormir entre una y otra actividad. Sus esfuerzos por ser un mejor pulpo se notaban en sus ojeras. Y en uno de sus descansos, Esparadrapo tuvo un sueño revelador. Cuando se despertó para iniciar sus clases, supo que su vida cambiaría. Para empezar, no estudió sys lecciones y renunció a su trabajo de jardinero. Esparadrapo abandonó la vida que llevaba hasta entonces y se mudó a una cueva, tal y como había visto en su sueño que debía hacerlo. Se instaló en la cueva y se sentó en una piedra a esperar. Según su sueño, su barba debía crecer para que le pasaran cosas maravillosas. La barba de Esparadrapo creció generosamente y, una noche, ruidos extraños como de un motor se escucharon fuera de la cueva. ¡Una nave extracuática había aterrizado en tierra submarina! Esparadrapo y su barba dijeron “voy ahí” y salieron a inspeccionar al objeto recién llegado. Esparadrapo se encontró con un visitante llamado Jumbo Toys. Jumbo Toys dijo que estaba ahí porque meses atrás había leído su horóscopo en su planeta y el horóscopo le sugería hablarle en sueños a alguien y ayudarle a salir adelante en la vida. Esparadrapo fue el feliz seleccionado. Jumbo Toys utilizó sus habilidades psíquicas y le transfirió conocimientos a Esparadrapo para que este pudiera ejercer como juez de paz. Esparadrapo fue feliz porque además pudo afeitarse otra vez. Sin quererlo, Jumbo Toys también le transfirió conocimientos de hostelería y pudo montar un negocio doble, exitoso y ampliamente recomendado. A Jumbo Toys se le descompuso su nave y ya no pudo salir del fondo de la laguna. Esparadrapo lo contrató como su contador y ambos llevaron una vida bien casual.

Share