Posts in Category: Otros personajes

Número

Aerosmith

¡Esta ha sido la mejor noche de mi vida! ¿Qué te firmaron? Un dibujo de ellos. Qué buena caricatura. No puedo creer que controlé mis nervios frente a ellos, no hice el ridículo. Esta es la parte en la que deberías decir “No, no hiciste el ridículo”. No…no mucho.

Steven Tyler y Joe Perry de Aerosmith aparecen gracias al milagroso patrocinio de Fundación La Vaquita Soñadora (Tom Hamilton, Brad Whitford y Joey Kramer también estuvieron ahí).

Share

El cuento de Esparadrapo

Esparadrapo era un pulpo que vivía en el fondo de una laguna. Este chero iba todas las noches a una escuela nocturna en la que trabajaba como jardinero. Ahorraba todo lo que podía para cumplir el sueño de su vida: convertirse en juez de paz. Una vez que fue al banco a revisar su estado de cuenta, se llevó una grata sorpresa. Tenía suficientes fondos para comenzar a estudiar. Entonces fue a su casa a inscribirse en un curso para volverse juez de paz por correspondencia. Esparadrapo continuó con su trabajo como jardinero. Estudiaba de día, trabajaba de noche y apenas tenía algunas horas para dormir entre una y otra actividad. Sus esfuerzos por ser un mejor pulpo se notaban en sus ojeras. Y en uno de sus descansos, Esparadrapo tuvo un sueño revelador. Cuando se despertó para iniciar sus clases, supo que su vida cambiaría. Para empezar, no estudió sys lecciones y renunció a su trabajo de jardinero. Esparadrapo abandonó la vida que llevaba hasta entonces y se mudó a una cueva, tal y como había visto en su sueño que debía hacerlo. Se instaló en la cueva y se sentó en una piedra a esperar. Según su sueño, su barba debía crecer para que le pasaran cosas maravillosas. La barba de Esparadrapo creció generosamente y, una noche, ruidos extraños como de un motor se escucharon fuera de la cueva. ¡Una nave extracuática había aterrizado en tierra submarina! Esparadrapo y su barba dijeron “voy ahí” y salieron a inspeccionar al objeto recién llegado. Esparadrapo se encontró con un visitante llamado Jumbo Toys. Jumbo Toys dijo que estaba ahí porque meses atrás había leído su horóscopo en su planeta y el horóscopo le sugería hablarle en sueños a alguien y ayudarle a salir adelante en la vida. Esparadrapo fue el feliz seleccionado. Jumbo Toys utilizó sus habilidades psíquicas y le transfirió conocimientos a Esparadrapo para que este pudiera ejercer como juez de paz. Esparadrapo fue feliz porque además pudo afeitarse otra vez. Sin quererlo, Jumbo Toys también le transfirió conocimientos de hostelería y pudo montar un negocio doble, exitoso y ampliamente recomendado. A Jumbo Toys se le descompuso su nave y ya no pudo salir del fondo de la laguna. Esparadrapo lo contrató como su contador y ambos llevaron una vida bien casual.

Share

El caballo Molleja y el sabio de la montaña

Había una vez caballo que se llamaba Molleja. Vivía en una granja con él mismo. Bajo su terreno había una falla, pero Molleja no sabía. Un día, la superficie terrestre comenzó a moverse como si fuera el fin del mundo. Molleja, notable desconocedor de terremotos, huyó de su granja. Se hospedó en un hotel lejano por algunas semanas, hasta que creyó prudente regresar. Cuando regresó, se encontró con que su granja ya no existía. En su lugar, había una montaña. Por curiosidad y por no tener más que hacer con su vida, Molleja subió la montaña. Llegó a la cima dos días después. Ahí en la cima, se encontró a un viejito. El viejito se llamaba Almágano, el sabio. Molleja preguntó dónde estaba su casa, y Almágano, el sabio, respondió que bajo la montaña. Se disculpó por el incidente tectónico y le ofreció trabajo a Molleja. Molleja aceptó. Así fue como ambos montaron una televisora. Gracias a la posición privilegiada de la antena, la señal llegaba nítida a toda la región. Algunos años más tarde, la montaña resultó ser un volcán e hizo erupción, obstaculizando el tráfico aéreo de la zona por varias semanas. Con la erupción, además, Molleja y y Almágano, el sabio, salieron volando y aterrizaron a los pies del volcán. Ambos, emprendedores como eran, y a pesar de la lava, la emprendieron a golpes contra el volcán por destruir su televisora. Molleja y Almágano, el sabio, deshicieron el volcán a golpes hasta convertirlo en una pequeña cueva, de la que hicieron su nuevo hogar. Con el tiempo, Molleja descubrió que Almágano, el sabio, no sabía leer ni escribir, y Molleja decidió convertirse en su profesor. Con mucho esfuerzo, Molleja reconstruyó su granja y esta vez fue él quien le ofreció trabajo a Almágano, el sabio, como ayudante. Éste aceptó. Con la nueva granja floreciendo, se volcaron a nuevos nichos de mercado, y con técnicas innovadoras se establecieron como respetables criadores de zancudos en la región. Y vivieron felices hasta que murieron. Fin. Este cuento fue patrocinado por sismómetros La Vaquita. molleja-2 molleja-3

Share

El elefante Floripondio

Fábula El elefante Floripondio. Al elefante Floripondio le encantaba sobremanera comer sal con mango verde. Moraleja: tome mucha agua. Esta fábula fue patrocinada por moralejas "La Vaquita": toda enseñanza es ganancia.

Share