Posts Tagged: Seamos integrales

Seamos integrales: la inteligencia

¡Feliz año nuevo, cherada! Iniciamos esta vuelta al sol revisando un concepto muy conocido pero poco comprendido: la inteligencia. Hemos oído del cociente intelectual (IQ), que usa un número para señalar “qué tan inteligente” es una persona dentro de una escala numérica. Investigadores como Charles Darwin, Francis Galton (primo de Darwin, ¡saludos a la familia!), Wilhelm Wundt y James Cattel se dedicaron a estudiar las habilidades cognitivas que conformaban la inteligencia humana. Alfred Binet y su bigote realizaron estudios a gran escala para evaluar diferencias entre distintos grupos de personas, desde niños de diversas edades hasta artistas y matemáticos. Su trabajo lo llevó a desarrollar un test para identificar niños con dificultades de aprendizaje para que la educación se ajustara a sus necesidades. Para eso, debían conocerse las diferencias de desempeño entre niños con dificultades y sin dificultades (“normales”). De su trabajo, Binet concluyó que la inteligencia era una mezcla de facultades mentales multifacéticas que operan dentro de circunstancias cambiantes de la vida real. La escala de inteligencia hecha por Binet y su socio Theodore Simon fue retomada por otros investigadores, pero muchos de ellos, desafortunadamente, consideraban la inteligencia como algo innato e inmutable. Así, el concepto de inteligencia fue mal utilizado para distinguir entre seres humanos “inferiores” y “superiores” por naturaleza. En el presente, la investigación en inteligencia coincide con Binet. Los tests de inteligencia evalúan las habilidades mentales en un momento particular del tiempo, y estas habilidades pueden ir cambiando de acuerdo a las circunstancias. ¡La inteligencia no es una cantidad fija, amiguitos! Podemos continuar desarrollando los diversos elementos que la componen a lo largo de nuestra vida. Vayan y sean integrales. ¡Hasta la próxima! Esta noche, en estreno, por El Canal Simeonístico: Ultraman, el musical.

Share

Seamos integrales: la teoría de las ventanas rotas.

Seamos integrales: la postura

¡Por fin, tiempo libre para perderlo en internet! ¡Un momento, chero! ¡Estás en peligro! ¿Por qué? Mirá tu postura, ¡tu pobre espalda! Siempre me siento así. Seamos Integrales con Sociales. Aunque no te des cuenta en el momento, tu cuerpo fracasa lentamente. Bueno...en realidad me duele la nuca después de un rato. Por el bien de tu yo futuro, hay que resolverlo ahora. ¡Aaah! ¡Cierto! Me siento mejor en todo sentido. ¡Gracias, Sociales! Recuerden, amiguitos: evitemos el cansancio y los dolores, mientras traemos armonía a nuestra mente y cuerpo. ¡La integralidad también está en nuestra postura! ¡Gócenla! Para más información, compre el video "Ejercicios para fortalecer la espalda", con La Vaquita. Disponible en Blu-ray y VHS. Ahora levantamos el brazo izquierdo y la pierna derecha...

Para fortalecer la conciencia sobre su postura, recuerde el Síndrome de la Rana Hervida.

Share

Seamos Integrales: el bloqueo de escritor.

Seamos Integrales. Con Sociales. ¡Hola, cherada! Hoy hablaremos del tormentoso bloqueo de escritor. ¡Esa palabra describe muy bien mi situación! ¡Dígame más! Sí, cómo no. El bloqueo de escritor es la incapacidad de escribir lo que uno quiere, o simplemente de escribir cualquier cosa. Llamado también "El síndrome de la página en blanco", se acompaña de expresiones de angustia y constipación como esta:

Surge como un problema a mitad del siglo XIX. Antes de eso, se concebía el arte como algo que estaba bajo el control total del artista. Centro Ontológico para que Role el Arte, ControlArte. Luego vinieron los románticos, que creían que el arte era producto de una influencia externa e invisible. Hoy, con el predominio de las neurociencias, se estudia el bloqueo desde la química del cerebro. Por ejemplo, pueden tomarse antidepresivos que no devuelven el deseo de escribir pero que eliminan la culpa por ello. ¡Sé feliz, cerebro!Algunos son de la opinión de que este padecimiento en realidad no existe, que es sólo un término grandioso que excusa otros problemas más mundanos de la escritura. Y así, algunos escritores se considerarán bloqueados porque el concepto de bloqueo existe. ¡Uuuhhh, entonces es posible que no esté bloqueado! Sólo me lo estoy imaginando. No, sí ocurre y a lo mejor de verdad fracasaste. El bloqueo ha detenido muchas carreras prolíficas o prometedoras. No soy prolífico ni prometedor. ¿Qué puedo hacer? ¡Sociales Jr. aparece y nos anuncia que se nos terminó el tiempo! ¡Gracias por su sintonía, amiguitos! ¡Coman frutas y verduras!

Con información de "BLOCKED. Why do writers stop writing?". Por JOAN ACOCELLA: http://www.newyorker.com/archive/2004/06/14/040614fa_fact?currentPage=all

Share

Por qué votar en las elecciones

Share